domingo, 29 de septiembre de 2013

DE FANLO A LACORT -a patita-


Me animo a recorrer la Via Pecuaria "La Solana-Valle de Vio", pero en sentido inverso al que indican las guías y la propia señalización recientemente colocada. Más que nada por comodidad, y también por algo de lógica, ya que era el camino que seguian los pastores de estos lugares en su viaje a la tierra baja. El programa de la RTVA Chino-Chano le dedico un programa a esta ruta. En los siguiente enlace de Youtube podeis ver el recorrido.




El primer hito importante, a 3/4 de hora del inicio, es el mirador de la Rayuala. En medio de la foto, los Sestrales y al fondo el Cotiella.      





Pero lo primero es lo primero. Bocata de jamón,para cargar las baterías (aún no soy consciente de la paliza que me espera) y darme una sed que no calmaré con todos los manantiales y fuentes que espero encontrar. El carajillo posterior me ayuda a enfocar y hacer los encuadres de las numerosas fotos que hago desde este sitio.    

Desde la Rayuala hay una vista excepcional no solo del macizo de Monte Perdido, sino también de gran parte de la  sierra Tendeñera. Por el sur se intuye en congosto de Janovas y el valle de la Solana, por el este Peña Montañesa, Sestrales y al fondo el Cotiella, por el oeste se ofrece tentadora la punta Comiello. Creo que a este mirador tendré que venir en más ocasiones.

Nerín, uno de los múltiples pueblos que se pueden observar desde la Rayuala.


Peña Montañesa

El macizo de Monte Perdido. Por una vez merece la pena llevar en la mochila el teleobjetivo

Punta Comiello. 1889 mts.  En la ladera de la derecha se aprecia la pista que he de seguir

Tras multiples peripecias por no hacer caso al GPS llego a la caseta de vigilancia forestal que hay en la cumbre. Mientras hago fotos, llega el guarda, con su perro y dos garrafas de agua, una de ellas para compartir con excursionistas como yo que le preguntamos sobre la proximidad de alguna fuente. 
Vista panoramica de 180º desde Punta Comiello

Otra panorámica algo más reducida desde el mismo punto. En el descenso hago caso a las recomendaciones del guarda, que coinciden con lo que me decía el GPS.

Caseta de la Junta. En ella se reunóna los ganaderos de la Solana y Fanlo para acordar los repartos de los lugares en los que debian pastar los ganados. Lo que la distingue de una borda cualquiera es la existencia de dos bancos de piedra a ambos lados de la puerta donde se reunian, enfrentados unos y otros.

Cuello Burgasé. Comida y siesta. El paisaje y las vistas cambian radicalmente. Calor, mucho calor.


Muros de piedra seca nada más iniciar el camino de bajada desde Cuelllo Burgasé. Las construían para evitar que los ganados trashumantes  acedieran a las zonas de cultivo por las que pasaban

Sorprenden los muros de piedra a la entrada del pueblo de Castellar

Descubro que en Castellar vive gente. Hago el suficiente ruido como para alertar de mi presencia. No sabría definir a la gente que habita  este pueblo. El desorden, los restos  de diverso tipo: plasticos, telas envoltorios y dos o tres coches convertido en chatarra no me dan una buena impresión sobre esta gente,  con lo que intercambio la conversación necesaria para encontrar la salida del pueblo. 

Otra vivienda de Castellar. Los 6 kilómetros restantes, realizados bajo un sol de justicia y con el escasa agua de la botella a una temperatura impresentable me hacen que coloque el piloto automático y que no haga muchas fotos más. El paisaje es poco variado, y con el sol que cae pocas fotos se pueden hacer.

Punto final de la excursión. Ahora solo falta  esperar que vengan a buscarme con una cerveza bien fresquita. A los casi 20 Km que indica el cartel hay que añadir los extras de la subida a punta Comiello y la busqueda de una pardina que no encontré. Total desde las 8 de la mañana a las 17,30.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada