jueves, 10 de octubre de 2013

Una de mis grandes frustraciones juveniles eran las fotografías de fuegos artificiales.  Cada fiesta del Pilar me compraba un carrete de 36 fotos Kodak ASA 100 DIN21  y provisto de mis mejores mañas y con una gran paciencia  repartía dichas fotos a lo largo de la quema de fuegos artificiales que ponía fin a las fiestas del Pilar.

































 Así un año tras otro, esquilmando el dinero de mis propinas ya que el carrete, más revelado y copias no salía por menos de 3000 pts (18 € de los de antes)

Y el resultado era siempre el mismo: raramente alguna foto merecía la pena

Quemadas, oscuras, movidas, con farolas, con cabezas de espectadores, con luces que no sabía donde estaban, o el laboratorio que te las revelaba todas azules o verdes, según capricho del operario.
 Años acumulando frustraciones

Tenía el consuelo de los tontos: no era el único. Aquellas gente con los que compartía experiencias y frustraciones les sucedía lo mismo

Pero como buen baturro, no cejaba en mi empeño

Hasta que llegó la fotografía digital

Y el fotosop

Y el Camera Raw

Y por lo menos, en fotografía de fuegos artificiales soy féliz

----------------------------------------------------

----------------------------------------------------


----------------------------------------------------

----------------------------------------------------


----------------------------------------------------

----------------------------------------------------

----------------------------------------------------

----------------------------------------------------


----------------------------------------------------

----------------------------------------------------

----------------------------------------------------

----------------------------------------------------

Fotografías realizadas en Valdespartera el 6 de octubre de 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada