miércoles, 30 de octubre de 2013

ORDESA OTOÑAL

Un comentario de una persona que no había encontrado alojamiento ni en Torla ni en Broto, me pone en sobreaviso. Toca madrugar si quiero hacer alguna foto decente, ya que tengo la certeza de que este próximo sábado 26 de octubre el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido puede estar saturado de personas deseosas de disfrutar de los colores otoñales en este paraje tan singular
Foto-prueba de que a las 7,30 de la mañana ya estaba andando por los caminos de Ordesa. Sorpresivamente descubro varias tiendas de campaña con gente durmiendo en la propia pradera así como unos 50 coches que han pasado la noche en el parking de la pradera. Unas luces en el mirador de Calcilarruego me indican que, a pesar del madrugón, no estoy solo
Primera fotografía realizada en la jornada. 

Este camino, y todos los demás fue imposible fotografíarlos vacíos al regreso. Una caravana incesante de visitantes no lo permitía.













En la zona de las gradas de Soaso es donde el otoño se muestra en su máximo explendor. El cielo y el río también ayudan a que estas fotos  sean distintas a las anteriores







Las primeras nieves de la temporada, con pretensión de quedarse hasta el próximo verano, en que espero volver a pisarlas

Hasta aquí no he encontrado a nadie. Solo me he topado con dos tímidos sarrios, que no saben que yo soy el primero de los varios miles de visitantes que van a tener hoy.






Mientras hago esta foto  un grupo de unas  20 personas están comiendo detrás de mí, mientras cerca de otra veintena aparecen  y desaparecen siguiendo el destino marcado: la Cola de Caballo

 Alguien dijo, creo que con gran acierto, que uno de los principales  defectos que tiene Ordesa es la Cola de Caballo: la gente se obsesiona en llegar allí  ya que  es el objetivo marcado en guías y mapas de excursiones y se olvidan mientras tanto de disfrutar de todo lo que la naturaleza nos regala durante este recorrido


Llegando a la pradera no me encuentro con nadie de frente. Luego lo compruebo, han cerrado el acceso desde del Puente de los Navarros, ya que en la pradera no cabe ni un coche más.

jueves, 10 de octubre de 2013

Una de mis grandes frustraciones juveniles eran las fotografías de fuegos artificiales.  Cada fiesta del Pilar me compraba un carrete de 36 fotos Kodak ASA 100 DIN21  y provisto de mis mejores mañas y con una gran paciencia  repartía dichas fotos a lo largo de la quema de fuegos artificiales que ponía fin a las fiestas del Pilar.

































 Así un año tras otro, esquilmando el dinero de mis propinas ya que el carrete, más revelado y copias no salía por menos de 3000 pts (18 € de los de antes)

Y el resultado era siempre el mismo: raramente alguna foto merecía la pena

Quemadas, oscuras, movidas, con farolas, con cabezas de espectadores, con luces que no sabía donde estaban, o el laboratorio que te las revelaba todas azules o verdes, según capricho del operario.
 Años acumulando frustraciones

Tenía el consuelo de los tontos: no era el único. Aquellas gente con los que compartía experiencias y frustraciones les sucedía lo mismo

Pero como buen baturro, no cejaba en mi empeño

Hasta que llegó la fotografía digital

Y el fotosop

Y el Camera Raw

Y por lo menos, en fotografía de fuegos artificiales soy féliz

----------------------------------------------------

----------------------------------------------------


----------------------------------------------------

----------------------------------------------------


----------------------------------------------------

----------------------------------------------------

----------------------------------------------------

----------------------------------------------------


----------------------------------------------------

----------------------------------------------------

----------------------------------------------------

----------------------------------------------------

Fotografías realizadas en Valdespartera el 6 de octubre de 2013