lunes, 28 de marzo de 2016

PEÑA SAN MIGUEL

La idea con la que salimos de casa era subir al Pico Gratal (1.567mts). Se trata de ese pico con forma de pirámide que cuando vas por la autovía A-23 dirección Sabiñanigo queda ligeramente a la izquierda.
Pero a los 45 minutos de andada nos encontramos con esto:


























El cortafuegos del gasoducto es una pista de nieve y barro. Vemos a un grupo de 3 personas con perro que penosamente van ascendiendo, y las observamos mientras tomamos un bocadillo y un café con sobaos. En los 20 minutos que dura este descanso tan apenas han ascendido la mitad del recorrido. Nos imaginamos lo que puede ser el descenso. La ruta alternativa, justo a la derecha de donde hemos almorzado está intransitable por la cantidad de nieve que aún aguanta. Decisión consensuada: el Pico Gratal,  puede seguir esperando nuestra visita, que no va a ser hoy
Arguis, al fondo, tras el embalse y al abrigo de la sierra de Bonés
De regreso nos encontramos con mucha gente que inicia nuestra fracasada excursión. Sentimos la tentación de contarles nuestra opinión, pero tal vez vayan a otros destinos (Pozos de las Cambras y las Calmas, por ejemplo)
























Sin saber muy bien como, el Toyota nos lleva a Sabayés y posteriormente a Santa Eulalia de la Peña, en donde al ver las imponentes peñas de San Miguel, izquierda, y Aman derecha, ya tenemos claro cual va a ser nuestro destino.                             
                                                                                                   

Nos las prometíamos muy felices hasta que nos encontramos con unas paredes verticales, que gracias al equipamiento facilitado por Peña Guara (grapas, escaleras, sirgas, etc) nos facilitan la ascensión. No hay peligro, si no te sueltas. Hasta que no nos lavamos las manos a la hora de comer,  no nos quitamos el olor a hierro (de tan fuerte como nos agarramos a los asideros)
El mal rato enseguida se olvida: nada más que empiezas a disfrutar de las estupendas vistas. Al fondo, el embalse de Montearagón. Justo en la esquina superior derecha, entre la neblina, Huesca capital.



La vecina Peña Aman, desde la cual saltó con su caballo el legendario Roldán. Mira que tuvo trabajo en Aragón este hombre, que si el salto aquí en Guara, la Brecha en Ordesa, trompetista en Roncesvalle o en el valle de Ansó. Habría que nombrarlo patrón de los montañeros.

Este resto del antiguo castillo de Sen, es visible desde la lejanía, e incita a pensar quien pudo habitar estas paredes en un lugar tan inhóspito. Si tienes curiosidad por conocer algo más de este castillo dejo un enlace a SIPCA con información al respecto Castillo de Sen. En este enlace hay unas fotos de principios del siglo XX en las que se aprecia el montaje necesario para poder acceder al lugar



Varias fotos de diversos elementos del castillo de Sen


  Panorámica hacia el sur
Panorámica hacia el norte. El de la derecha soy yo. Las panos las hizo Alejandro con su Iphone 6.
¡¡¡ Que maravilla de trasto para hacer fotos!!! Las reflex están viendo el final

Tras los esperados momentos de tensión que propicia el descenso por las clavijas, parada y fonda en Santa Eulalia de la Peña, no confundir con Santa Eulalia la Mayor, lugar  que era mi intención visitar, puesto que allí se encuentra  una atalaya que fue observatorio durante la Guerra Civil. Pero el error ha merecido la pena

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada